Placas de Hachis

Inicio / Comprar CBD / Hachis CBD / Placas de Hachis

Descubre la Magia de las Placas de Hachís: Todo lo que Necesitas Saber

Las placas de hachís, también conocidas como “placas de hash” o “lozas de hachís”, son formas sólidas de cannabis concentrado que se producen a partir de la resina de la planta de marihuana. El hachís se elabora mediante el proceso de tamizado, prensado o extracción de tricomas de la planta de cannabis. Estas placas suelen tener una textura densa y pueden variar en color desde marrón claro hasta negro, dependiendo del método de producción y la calidad de la materia prima.

Leer más
Placa de hachís CBD de Greenery - Hachís y polen de CBD disponibles para comprar online

Preguntas frecuentes sobre las placas de hachis CBD

La legalidad del hachís de CBD varía según la jurisdicción. En España, los productos de CBD derivados del cáñamo son legales siempre que el contenido de THC sea inferior 0,2% THC. Se venden como uso externo o de coleccionismo como verás que aparece en nuestra etiqueta.

La calidad del hachís varía ampliamente, pero hay indicios claros para seleccionar un buen producto. Busca un color uniforme, que puede oscilar entre amarillo pálido y ámbar oscuro, incluyendo tonos marrones hasta casi negros. Una textura flexible y maleable, que no esté húmeda ni excesivamente dura, indica calidad, permitiendo su manipulación sin desmoronarse fácilmente.

La densidad de tricomas, aunque difícil de evaluar visualmente, es crucial; el hachís de calidad se siente denso y lleno de resina. Finalmente, la pureza es determinante: evita productos con sustancias de relleno. Aunque complicado en compras fuera de dispensarios reconocidos, buscar hachís que haya pasado análisis de laboratorio puede garantizar su ausencia de contaminantes.

A menudo surge la pregunta sobre si el hachís y el polen son el mismo producto o si existen diferencias clave entre ellos. El término “polen” se utiliza de manera coloquial para referirse a la resina que se recolecta directamente de la planta de cannabis, en su estado natural y sin someterse a ningún proceso de tratamiento o compactación. Por otro lado, el hachís se crea a partir de este polen al compactarlo, formando tabletas o bolas de hachís. Esta compactación no solo altera la forma física del producto sino que también puede intensificar su potencia y aroma, haciendo del hachís una opción preferida para muchos usuarios que buscan una experiencia más concentrada. Ambos comparten el mismo origen pero difieren en su presentación y en la intensidad de sus efectos debido al proceso de compactación que sufre el polen para convertirse en hachís.